INTRODUCCIÓN AL DECALOGO DEL BUEN AMOR

Para que este germen, La Alternativa venida de lo Alto, se transforme en frondoso bosque, pleno de árboles de Verdades y Sabiduría, es necesario que reine la armonía entre los seres humanos que buscan la Verdad y así su función generadora se manifestará con la pujanza requerida en estos tiempos de gran confusión planetaria.

Cada cual debe ser como ánfora balsámica que se derrame sobre heridas y padecimientos, generando la Esperanza y el Amor de la Sabiduría Eterna.

Para que los seres humanos puedan relacionarse desde el Amor y las Leyes Divinas , es menester que todas las partes estén integradas hacia el deseo de crecer y ayudar a crecer, tiempo dedicado al objetivo de análisis personal y aceptación de los errores, como también apreciar y no empañar las virtudes del otro, ejercitándonos en el Amor y la entrega.

Es relevante que se respire una atmósfera de coparticipación y colaboración, con ese fin debemos ser honestos y transparentes con nosotros mismos y con nuestro prójimo, porque no debemos olvidar nuestra misión en común, llegar a despertar para integrarnos al Amor Sublime Por lo tanto debemos estar atentos a nuestros objetivos trascendiendo lo cotidiano; las enseñanzas deben transmitirse diáfanas y cristalinas a pesar de nuestras pequeñas diferencias personales, estas no deben obscurecer la iluminación que debemos transmitir.

La difusión de las enseñanzas deben ser lo más honestas posibles, aún cuando muchas veces también debemos reconocer que nuestra conducta no se ajusta a ello. Y así, cuando los demás nos vean incurrir en algún error, no lo tomen como una transgresión deliberada sino, como una parte de la lucha personal que cada uno tiene con sus propios personajes; ya que alquimizar las ondas internas es dificultoso, cuanto más arduo las ondas externas, y estas a veces se nos imponen momentáneamente, mas si no estamos atentos se vuelven internas.

Todos aquellos buscadores de la Verdad, de su Origen, de lo trascendente, no importa su religión o filosofía, o en que lugar de este planeta se encuentren deben transmitir, al resto de la sociedad su ejemplo personal, difundir aquella parte de la Filosofía que más le ha llegado o impactado en lo personal. Siempre encontraremos diferencias con alguien o sobre algún tema en particular. Esto no puede evitarse, más debemos ser cautos y serenos, aceptando las diferencias de criterios o de creencias.

Ya se conoce la reacción rígida de algunas personas que se acercan en la búsqueda. Muchos han vivido experiencias traumáticas o cercenadoras, entonces se acercan a investigar con particular hipersensibilidad y las defensas altas. Es cuando debemos recordar que el motor fundamental de la evolución personal es el libre albedrío, hay una verdad para cada tiempo y un tempo de verdad.

Nunca debe decaer nuestra templanza y actitud frente a ellos ( aprender a no hacernos daño cuando, con buena o equívoca intención, nos sentimos agredidos). Cuando estamos frente a una de esas personas agresivas, que reaccionan defensivamente o con soberbia, reconozcamos nuestros propios temores. Silenciémonos y escuchémosles en actitud de amor y comprensión, y luego destaquemos la importancia de la búsqueda porque ella, en sí misma, es reveladora: "Todo el que busca encontrará"; finalmente todos los caminos de una verdadera búsqueda llevan a Dios y su Luz disipará toda tiniebla.

Cuando no encontremos la respuesta adecuada a algún interrogante, recurrir a otra persona que pueda ayudarnos; esta es una muestra de humildad, entrega y reconocimiento de que la Misión debe trascender nuestras limitaciones particulares.

Tampoco debemos menoscabarnos frente a las personas que cuestionan nuestro crecimiento y desarrollo interior; porque tal vez, nuestro crecimiento les esté dando la medida de sus propias limitaciones ¿quién puede juzgarnos sino Dios?, y si ÉL no lo hace ¿por qué algunos de nuestros semejantes?.

Es fundamental que reinen los valores positivos, condenar los momentos no tan gratos al olvido, reconocer que muchas veces por ayudar y comprometernos podemos equivocarnos. Mas el que no hace nada, pierde la oportunidad de que errando pueda aprender de sus propios equívocos. Toda experiencia aunque aparente ser negativa, meditando sobre ella, resulta iluminadora.

El sólo hecho de estar vivos y con salud, debe ser motivo de alegría. Debemos mostrar la diferencia de nuestra perspectiva, pues la nuestra no es apocalíptica, que sume a muchos en fanatismos y a la quietud o dormida entrega con los brazos caídos de los desconocedores de la Verdad. Nuestra vida es lucha permanente por nuestros Ideales realizados en nosotros mismos, así muchos buscadores ajenos, puedan vislumbrar una generación a salvo de las miserias humanas, del odio, rencor, rencillas, orgullo, soberbia y la apatía. Y cuando digo Debemos, esta deuda no es solo con nosotros mismos, sino con Dios, con toda la Creación y perfección del Plan Divino.

Gracias al Padre Dios, nuestro modo de vida se afianza y sustenta en el único principio generador de perfección y este es el AMOR. Realicemos entonces el AMOR como fundamento de toda nuestra existencia evolucionando hacia la perfección. AMAR AL PRÓJIMO COMO A NOSOTROS MISMOS.

 


DECALOGO DEL BUEN AMOR

AMOR ES: Entrega, compromiso y Servicio.

AMOR ES: Relacionarse positivamente con Comprensión:

  1. destacar lo bueno del otro.
  2. Aceptar lo no tan óptimo del otro (todos tenemos algo por pulir)
  3. Es respetar los tiempos del otro
  4. Respetar los miedos del otro (todos tenemos alguna cicatriz del pasado que, por ahora, nos determina en ciertos aspectos)

AMOR ES: Valorarnos como seres en evolución y aprender a convivir con nosotros y los demás en Paz Creativa y Armonía:

  1. Debemos valorar nuestros pequeños logros y también los ajenos.
  2. Fortalecernos a nosotros mismos y también a los demás.
  3. Desterrar ese diminuto ser interior, ese que se pelea con los alcances y virtudes del otro, o los minimiza. Ese quiere empequeñecer convertir a todos, en iguales, para no desentonar, convirtiéndose en mal jardinero, que poda constantemente los retoños del jardín, para no verlos jamás florecer.
  4. No dejarnos manejar por el orgullo egoísta de destacar sólo lo nuestro ( en el mejor de los casos) montándose sobre altos tacones, sin lograr disimular el andar tambaleante.

AMOR ES: Generar en la humanidad o en aquellos que quieran conseguir una vibración alternativa donde todos podamos crecer en ella y ayudar a crecer.

AMOR ES: Ser conscientes de la responsabilidad de constituir una Generación a Salvo.

AMOR ES: Aplicación constante al desarrollo espiritual.

AMOR ES: Transmitir el mensaje de una nueva alternativa Superior y única posibilidad de desterrar al no ser.

AMOR ES: Templanza frente a la adversidad y apoyo mutuo.

AMOR ES: Humildad, porque los últimos serán los primeros.

AMOR ES: Ejercer el libre albedrío positivamente, con responsabilidad frente a nosotros mismos.

Todos y cada uno de los seres humanos debemos ser los artífices de estos cambios fundamentales, porque somos parte de una Generación a Salvo en camino hacia la re-evolución, generando transformaciones.

El verdadero buscador, debe dirigirse en el sentido de la expansión interior y la expansión exterior del Camino del Guía Interior. Todo re-nacer espiritual debe crecer y multiplicarse y esto depende de nuestra transparencia y entrega.

OSCAR BADOLATO


Copyright.©El Camino del Guia 1985-2001 de Oscar Badolato
Diseño y compaginación  FabianG-Última revisión:02 Septiembre 2001